Reflexiones acerca del Día Internacional de las Personas con Discapacidad

En 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el día 3 de diciembre como el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Esta jornada tiene por objeto dar a conocer mejor los aspectos de las diferentes discapacidades y promover el apoyo a la dignidad, los derechos y el bienestar de las personas con discapacidad o diversidad funcional. Cada año se elige un tema alrededor del cual gira el Día, en este año 2012 el lema es el siguiente: “Removing barriers to create an inclusive and accessible society for all” que podríamos traducir como “Eliminando las barreras para la creación de una sociedad inclusiva y accesible para todos”. 
La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que alrededor de un 15 por ciento de la población mundial vive con algún tipo de discapacidad y por ello se ha marcado el objetivo de mejorar la calidad de vida de estas personas mediantes distintas actividades y sobre todo en intentar sensibilizar sobre ello.

Este vídeo es del Día Internacional de las Personas con Discapacidad de 2009 cuyo tema fue: “Realización de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para todos: Empoderamiento de las Personas con Discapacidad y sus comunidades alrededor del mundo”. Quizás los años hayan pasado pero no el mensaje que quiere transmitir, que es de gran actualidad: 
En este video se habla del cambio de terminología de discapacidad -que lo prefiere la OMS-, a diversidad funcional -promovido por el Movimiento de Vida Independiente en 2005 por considerar obsoleta y peyorativa la denominación discapacidad o deficiente, ellos proponen un cambio hacia una terminología positiva y no discriminatoria-. 
No quiero entrar en estos detalles terminológicos. Únicamente quiero llamar la atención en una cosa: Por favor no usemos el término minusválido. ¿Menos válido qué quién? ¿Qué alguien que puede usar las dos manos o que puede ver o que no tiene problemas de audición o que quizás no tiene una silla de ruedas para desplazarse? ¿Realmente es eso menos válido? Ante todo somos personas, y eso es un derecho y sólo por ello ya es necesario el respeto. Pero ¿pensamos en los sentimientos, en las cualidades, en los conocimientos, en la forma de ser…? Cierra los ojos y piénsalo, ¿qué es lo que me importa cuando conozco a alguien? ¿qué es lo que valoro?. 
Hay que dar gracias a que poco a poco los edificios van adaptándose con rampas y ascensores más amplios, que hay desniveles en las aceras… Pero voy a mostraros un ejemplo que vemos a diario y que puede que no caigamos en ello: los letreros de aparcamiento. Ya casi todos ponen personas con movilidad reducida o no ponen nada, simplemente una señal, pero en muchas ocasiones sigue existiendo personas “minusválidas”: 

Y quería mostraros esta señal que es la que más me ha gustado:

Lo que me gustaría en un día como el de hoy es que reflexionemos un poco y pongamos atención en todas estas personas con discapacidad o diversidad funcional. Pensemos en la cantidad de veces que nos es difícil superar obstáculos en una calle que está en obras, en la cantidad de escalones que hay que subir en algunos edificios tanto públicos como privados, en aseos no adaptados en establecimientos o entidades, en la dificultad de que ascensores o portales tengan los botones muy altos, en la falta de más señales acústicas…
Nos damos cuenta cuando llevamos el coche de un bebé o el carrito del supermercado de las dificultades arquitectónicas que hay. Pensemos eso en día tras día. Por no hablar de la cantidad de veces que se aparca en un lugar para personas con “movilidad reducida” porque total es donde hay hueco y qué más da. O que los contenedores de basura o de obras se encuentran en esas plazas. No, no da lo mismo. 
Seguro que se os ocurren más situaciones, sólo he puesto algunos ejemplos. Lo único que pido en un día como hoy es en que repasemos estas situaciones y nos sensibilicemos con las personas que todos los días se encuentran con estos problemas y la gran mayoría de las veces son las que más sonríen ante estas dificultades y encuentran menos inconvenientes para solventarlas. Eso sí, un poco de nuestra parte y de normalización de las situaciones ayudan. No hablo de una actitud compasiva, hablo de una actitud de ayuda, de solidaridad, de sensibilización.

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Relacionado:
Fernando Aramburu
ictus, novela
Cristina Sánchez-Andrade
aceptación, hermanos, maternidad, respeto, sindrome de Down, tolerancia